Translate

lunes, 6 de agosto de 2012

Adiós y piensen en mi, diría Chavela Vargas



México y el mundo, despiden a Chavela Vargas la ‘Excelentísima e Ilustrísima Señora

Bohemia, con una voz muy personal y cercana a su pueblo, Chavela Vargas, no le temía a la muerte y sabía que  nada quedaría de ella sobre la tierra, como expresa la poesía náhuatl,  una lengua uto-azteca de agradable sonido. Expresó años atrás en un reportaje que le realizó La Nación, que no deseaba ni entierro, ni velorio, sino que la quemaran y que sus restos desaparezcan. ‘Que nadie sepa pa' dónde me fui. Y si me quieren encontrar, que escuchen mis canciones, que ésas vivirán eternamente.’ Tal vez porque para ella morir era estar en otra dimensión, nada más.

Isabel Vargas Lizano, tal su nombre real, nació en San Joaquín de Flores, Costa Rica, el 17 de abril de 1919. Su  infancia fue difícil y luego de que sus padres se divorciaran, peregrinó de la casa de sus tíos hasta que deja a los 14 años Costa Rica y en  México, trabajó en distintos oficios, cantando varios años en las calles. Con su estilo particular, su voz áspera, su particular vestimenta estilo indio, recorrió México, donde se la llamó "la Vargas" y tiempo después también ‘la dama del tequila’. En los 50 decidió cantar en forma profesional y con José Alfredo Jiménez, considerado el mejor compositor mexicano de música ranchera, comenzó su carrera. Hubo silencio en los escenarios desde 1970 a  1991. Fue distinguida en España por la Universidad de Alcalá de Henares como "Excelentísima e Ilustrísima Señora", además de participar en la banda de sonido de numerosas películas. Su voz por momentos, es un lamento, un ruego, un hondo dolor.

Amiga de Frida Kahlo y Diego Rivera, dejó rodar leyendas sobre su vida, sabiendo que al morir quedarían varias historias que partían del chamanismo que adoptó por su impronta india,  a los amores contrariados. Dijo que la pintora ‘esparcía ternura como flores, sí, como flores. Una gran ternura, una ternura infinita.’

A la hora de definir La música, consideraba que ‘no tiene fronteras, pero sí un final común: el amor y la rebeldía’.  Pensaba que ‘Hay que llenar el planeta de violines y guitarras en lugar de tanta metralla’, porque Chavela aclaraba que no era ‘política, ni militante de nada. El canto es mi instrumento. Y lo digo cantando. ‘

Dejó en unos 500 discos impresa su inconfundible voz y estilo para plantarse en un escenario y crear instantes mágicos, de atmósferas cargadas de rituales ancestrales, transformándose en un icono de la canción de México, alimentada por grandes compositores como José Alfredo Jiménez, Agustín Lara, y Alfonso Camín, entre otros.

De la mano de Pedro Almodóvar incursionó en el cine con personajes a su medida. Transgresora con su ligero equipaje, en los años 35 usaba pantalón y poncho, un atuendo no aceptado aún por la sociedad. El público lo aplaudió como un estilo propio de la singular cantante que solo necesitaba de su voz y una guitarra para deleitar a miles de personas.

Con la intensidad que la caracterizaba, a sus 93 años, llegó a homenajear en España y México a Federico García Lorca. El gran público la ovacionó y aún retumban los aplausos en el instante de la despedida final.

Cantó junto a Joaquín Sabina, Ana Belén y varios artistas internacionales.
Seguramente en los próximos días, irán apareciendo varias de esas historias que ella fomentó para no quedar en el olvido. No obstante estas palabras dichas en Argentina, serán el corolario a esta nota, junto a las letras de algunas canciones. -Este es un camino que no tiene fin. Yo lo estoy empezando. No termina; es infinito porque cuando uno está cerca del final es un vuelta a empezar. Ese es el cosmos; ésa es la vida.

Piensa en mí

Si tienes un hondo penar, piensa en mí:
si tienes ganas de llorar, piensa en mí.
Ya ves que venero tu imagen divina,
tu párvula boca que siendo tan niña
me enseño a pecar.

Piensa en mí cuando sufras, cuando llores
también piensa en mí, cuando quieras
quitarme la vida, no lo quiero para nada,
para nada me sirve sin ti.

Piensa en mí cuando sufras, cuando llores,
también piensa en mí. Cuando quieras
quitarme la vida, no la quiero para nada,
para nada me sirve sin ti.

Piensa en mí cuando sufras, cuando llores
también piensa en mí, cuando quieras
quitarme la vida, para nada, para nada
me sirve sin ti.

Te despedimos con canciones Chavelita, con 93 tragos de mezcal y tequila, porque hoy te llevas un poco de todos los bohemios a tu última morada.

 VAMONOS, de Vicente Fernández


QUE NO SOMOS IGUALES DICE LA GENTE
QUE TU VIDA Y MI VIDA SE VAN A PERDER
QUE YO SOY UN CANALLA Y QUE TU ERES DECENTE
QUE DOS SERES DISTINTOS NO SE PUEDEN QUERER



PERO YO YA TE QUISE Y NO TE OLVIDO
Y MORIR EN TUS BRAZOS ES MI ILUSION
YO NO ENTIENDO ESAS COSAS DE LAS CLASES SOCIALES
SOLO SE QUE ME QUIERES Y QUE TE QUIERO YO

VAMONOS DONDE NADIE NOS JUZGUE
DONDE NADIE NOS DIGA QUE HACEMOS MAL
VAMONOS ALEJADOS DEL MUNDO
DONDE NO HAYA JUSTICIA NI LEYES NI NADA
NOMAS NUESTRO AMOR


AJAJAJAJAJAJA VAMONOS
MI´JA LARGUEMONOS AJAJA


SI NO SOMOS IGUALES QUE NOS IMPORTA
NUESTRA HISTORIA DE AMOR TENDRA QUE SEGUIR
Y COMO ALGUIEN ME DIJO QUE LA VIDA ES MUY CORTA
ESTA VEZ PARA SIEMPRE HE VENIDO POR TI

PERO QUIERO QUE SEPAS QUE NO TE OBLIGO
QUE SI VIENES CONMIGO ES POR AMOR
DI CON TODAS TUS FUERZAS LO QUE SOY EN TU VIDA
PA´QUE VEAN QUE ME QUIERES COMO TE QUIERO YO

VAMONOS DONDE NADIE NOS JUZGUE
DONDE NADIE NOS DIGA QUE HACEMOS MAL
VAMONOS ALEJADOS DEL MUNDO
DONDE NO HAYA JUSTICIA NI LEYES NI NADA
NOMAS NUESTRO AMOR

No volveré
Cuando lejos te encuentres de mi
cuando quieras que este yo contigo
no tendrás un recuerdo de mi
ni tendrás mas amores conmigo

te lo juro que no volveré
aunque me haga pedazos la vida
si una ves con locura te ame
ya de mi alma estarás despedida

no volveré
te lo juro por Dios que me mira
te lo digo llorando de rabia
yo no volveré

no parare, hasta ver que mi llanto ha formado
un arroyo de olvido abnegado
donde yo tu recuerdo ahogaré

[...]

fuimos nubes que el viento apartó
fuimos piedras que siempre chocamos
gotas de agua que el sol resecó
borrachera que no terminamos

en el tren de la ausencia me voy
mi boleto no tiene regreso
lo que quieras de mi te lo doy
pero no te devuelvo tus besos

no volveré
te lo juro por Dios que me mira
te lo digo llorando de rabia
yo no volveré

no pararé hasta ver que mi llanto ha formado
un arroyo de olvido abnegado
donde yo tu recuerdo ahogaré
Un mundo raro
De José Alfredo Giménez
Cuando te hablen de amor y de ilusiones
y te ofrezcan sol y cielo entero
si te acuerdas de mi no me menciones
por que vas a sentir amor del bueno

Y si quieren saber de tu pasado
es preciso decir una mentira
di que bienes de allá de un mundo raro
que no sabes llorar que no entiendes de amor
y que nunca has amado

Por que yo a donde voy hablare de tu amor
como un sueño dorado y olvidando el rencor
no diré que tu adiós me volvió desgraciado

Y si quieren saber de mi pasado
es preciso decir otra mentira
les diré que llegue de un mundo raro
que no se del dolor que triunfe en el amor
y que nunca he llorado

Por que yo a donde voy hablare de tu amor
como un sueño dorado y olvidando el rencor
no diré que tu adiós me volvió desgraciado

Y si quieren saber de mi pasado
es preciso decir otra mentira
les diré que llegue de un mundo raro
que no se del dolor que triunfe en el amor
y que nunca he llorado


Cuando tu te hayas ido
Chavela Vargas y su versión del poema "Cuando tú te hayas ido" de la mexicana Rosario Sansores, mundialmente conocido como "Sombras" con la música de Carlos Brito.
CUANDO TU TE HAYAS IDO

Cuando tú te hayas ido
Me envolverán las sombras,
Cuando tú te hayas ido
Con mi dolor a solas
Evocaré este idilio
Con sus azules horas,
Cuando tú te hayas ido
Me envolverán las sombras.
Y en la penumbra vaga
De la pequeña alcoba,
Donde una tibia tarde
Me acariciaste toda,
Te buscarán mis brazos,
Te buscará mi boca
Y aspiraré en el aire
Como un olor de rosas,
Cuando tu te hayas ido
Me envolverán las sombras.
Cuando tu te hayas ido
Me envolverán las sombras,
Cuando tu te hayas ido
En pos de otra quimera,
Te lloraré en las noches
Mi corazón que espera,
Cuando tú te hayas ido
Me moriré en las sombras.
Cuando tu te hayas ido
Me envolverán las sombras,
Cuando tu te hayas ido
En pos de otra quimera,
Te lloraré en las noches
Mi corazón que espera,
Cuando tú te hayas ido
Me moriré en las sombras.

Texto de la nota: María Evelia Pérez Nicotra
         Lunes 6 de agosto de 2012, 7.30 am



No hay comentarios:

Publicar un comentario