Translate

jueves, 25 de marzo de 2010

LA POESÍA


GRACIAS, MARTA PRONO, POR ESTE APORTE. La coordinadora.


La poesía...ese modo
de escribir la vida.

No me olvida, me abriga
en la orfandad de los días.

La siento tan mía
como el alma y la sonrisa.

Tal vez sea ella misma
aunque no lo diga.


"Detrás de las Palabras" Marta Prono
Imagen: 'El bosque callado'

lunes, 22 de marzo de 2010

Poemas para el otoño




‘Adiós al verano’- dicen los que aman el sol, la playa, los juegos al aire libre y la mirada, se apaga un poco. Hay quienes asocian esta dorada estación, a un tiempo de sosiego y madurez. Lo real es que cada época del año, tiene su encanto. Y desde el 21 de marzo Argentina cobra esos tintes mágicos que serenan y le dan al paisaje un encanto especial. Entre las gamas cromáticas de ocres, rojos y amarillos, los artistas almacenan en sus paletas, la naturaleza vibrante y cálida a la vez.

Algunos, como yo, prefieren los días más frescos y aman el calor del hogar, por eso le doy la Bienvenida.

El otoño, astronómicamente, comienza con el equinoccio de otoño, entre el 21 o el 20 de marzo en el hemisferio sur y entre el 22 y el 23 de septiembre en el hemisferio norte, y termina con el solsticio de invierno, alrededor del 21 de junio en el hemisferio sur y del 21 de diciembre en el hemisferio norte.

Quienes miramos ‘más allá de lo visible’, podemos dibujar con palabras, poemas como estos. Hay sentimientos diversos que hoy 21 de marzo, compartiremos como siempre, con afecto.

-Coordinadora de los blogs ‘Abalorios Poéticos’ y
‘Arte, Literatura y Periodismo en San Luis’-


"Hay un lugar, un horizonte, una calle vivida, por donde siempre van de la mano nuestro corazón y la poesía..." POESUR

Decir el otoño
I

Atrapo a veces el cielo con las manos
y me crecen pétalos de lluvia.
Hoy, el otoño endurece mis mejillas,
el equinoccio llegó y las hojas caen.

En lo opuesto del planeta tierra
los brotes abren sus corolas,
se desechan abrigos y bufandas
y el calor recupera las mañanas.

Como ese eterno devenir
de estaciones,
nosotros igual nos movemos
en el mundo.
En una calesita interminable,
hoy estamos aquí,
después...quién sabe!

II

Mi Otoño en San Luis

Para que hablar lo inevitable;
heridas a muerte
y sin alternativa,
las hojas caen
y lentamente,
absorben y se llevan,
la alegría.

Las sierras de a poco
se deslucen.
La mirada del viajero,
no es la misma.
Las aves mezquinan
sus cantares
multiplicándose
las migraciones

Todos se arropan
más temprano
y la ciudad se torna
más desierta.

Entonces recupero
en otras cosas,
el verdadero
sentido de la vida,
en el caudal de voces
de mis hijos,
que se quedan
como en una madriguera,
disfrutando
los leños encendidos
y el calor
de la familia.



Dos cantos de otoño: María Evelia Pérez Nicotra
De: ‘Alguna vez...la vida’
21 de marzo de 2010


‘Las ultimas hojas de otoño’

“Aférrate a tus ilusiones, porque si ellas mueren,
La vida es un ave con las alas quebradas
Que no puede volar” Año 1992

Dorado otoño de mi vida,
Laceras mi piel
Y cambias mi estructura,
Sin consultarme siquiera...

He guardado toda la ternura
En un cofre tantos años
Que me niego a dejarme vencer
Por tus frías ataduras.

Soy esa hoja, que aún late,
Que cree en el amor y espera sigilosa
Que alguien en el mundo
Venga a salvarla.

.................................................................................

El 10 de Julio de 2002, en el libro ‘Portales de Plata’ se publicó junto a otros, este poema, del que Teresita Morán de Valcheff dijo: “María Evelia Pérez Nicotra, desde el Portal VI, desnuda en una mirada su mundo interior, claro y sencillo como sus versos:

‘Así es mi mundo interior, simple, sin vueltas
esta es mi lírica, pasión sin tecnicismos...’

Penetra en los laberintos del amor que es pasión, que resucita, sosiego y abandono, ternura y entrega.

Hace partícipe a la naturaleza de la vicisitud de su alma y le transmite su propia angustia:

‘Dorado otoño de mi vida
laceras mi piel
y cambias mi estructura
sin consultarme siquiera...’

Foto y poemas:
María Evelia Pérez Nicotra
Mencionar autora y blog
San Luis 22.03.2010-5.30 am

viernes, 19 de marzo de 2010

Cuéntame la verdad, sí.Pero a ver cómo me la cuentas.



Antología en movimiento


Voy a engañarte repetidamente de ahora en adelante:
en todos los momentos de escribir.
Sin una sola seña
de cómo van las cosas. Para que sólo sepas lo que pueda leerse
de los hechos:
señas y contraseñas, pendular.


ELOÍSA OTERO (De Cartas celtas)

Imagen:Joe Reimer-artgallerist-

miércoles, 17 de marzo de 2010

Promenade des Anglais, Nice (Niza)


Presentación:

Alguna vez dije que ‘la verdadera felicidad, está en las cosas simples y transparentes’. Lo sigo sosteniendo. Entonces, hacía varios suplementos en El Diario de San Luis, hoy De la República y ese texto acompañaba un dibujo mío, de una niña con una paloma en su mano.

Todos los días, descubro nuevos blogs. Cada artista o escritor o fotógrafo, tiene algunos preferidos. Allí voy a mirar si valen la pena y me admiro por la creatividad y belleza de muchos de ellos. Sin demasiadas referencias y en inglés, ‘limbolo’ me sorprendió gratamente. Hoy, encontré mínimos trazos, casi miniaturas en bellos cuadros que no logro descifrar quien los pintó, por eso menciono todo lo posible, para no equivocarme.

Comparto con ustedes, un breve texto con mucho contenido y lo acompaña una pintura simple, que lo dice todo


Night and Day,
You are the one,
Only you,
beneath the moon and under the sun.

(Noche y Día,
Tu eres único
Sólo tú,
bajo la luna y bajo el sol).

Poema tomado de: http://limbolo.blogspot.com

lunes, 8 de marzo de 2010

A tí, mujer -



A ti, mujer,
no importa quien seas,
ni de donde vengas,
ni por que te vas.

Mujer,
quisiera escribirte una carta de amor.
Porque eres el centro en el universo
y creo en ti.

Mujer,
que tocas la noche y la llenas de luz,
que tienes problemas, anhelos y penas
y creo en ti.

A ti,
que tienes algo que decir
y estás callada.
A ti,
que te negaron el amor
y estás cansada.
A ti,
que empiezas a vivir.
Y a ti,
que no te queda nada.
A ti,
quiero escribirte hoy mi carta.

A ti, mujer,
que cruzas la lluvia,
buscando refugio
en este taller

Mujer,
quisiera escribirte una carta de amor,
quisiera decirte mirando tus ojos,
que creo en ti.

Mujer,
que sueñas el vuelo de la libertad,
que agitas tus alas buscando el cielo;
y creo en ti.

A ti,
que tienes algo que decir
y estás callada.
A ti,
que te negaron el amor
y estás cansada.
A ti,
que empiezas a vivir.
Y a ti,
que no te queda nada.
A ti,
quiero escribirte hoy mi carta.


José Luis Perales