Translate

lunes, 29 de octubre de 2012

Adiós a Rubens ‘Donovi’ Vitale, padre de Lito y Liliana




Nos dejó un maestro de la independencia. Fue pedagogo y guía de músicos y, junto con su mujer, Esther Soto, uno de los fundadores de MIA, la agrupación que, en los '70, abrió el camino de la autogestión. 
El viernes 26 de octubre, murió, a los 83 años, Rubens "Donvi" Vitale. Aunque era conocido como "el papá de Lito Vitale", Donvi tenía una trayectoria propia en el mundo de la música. Clarín difundió más datos que transcribimos. Sin dudas, su talento como pedagogo y el riquísimo ambiente musical que se respiraba en el hogar que formó con Esther Soto -su mujer de toda la vida- en Villa Adelina, forjaron la carrera de su famoso hijo pianista y de Liliana, su hija cantora.


"Nací en un mínimo pueblo de la provincia de Buenos Aires que se llama Maza, y a los cinco años mi profesora de piano ya me había enseñado a tocar Mozart", contaba. Su vocación fue, ante todo, la de enseñar y transmitir esos conocimientos que había aprendido desde tan chico. Innovador en el campo de la pedagogía musical, fue profesor y guía de infinidad de músicos jóvenes, entre quienes se cuentan sus hijos, Andrés Calamaro y Mex Urtizberea.


En los años '70, Donvi y Esther fueron los motores de esa experiencia innovadora llamada MIA (Músicos Independientes Asociados), una cooperativa artística independiente que desafió las reglas de la época para sembrar el germen autogestionario dentro de la música popular argentina: Los Redonditos de Ricota, por caso, guiaron su carrera inspirados por MIA. La agrupación ensamblaba a músicos y técnicos -también estaba integrada por Alberto Muñoz, Juan del Barrio, Nono Belvis, Perla Tarello, Carlos Melero, Daniel Curto, Kike Sanzol, Gustavo Mozzi y Lito y Liliana- y no sólo daba conciertos y grababa discos, sino que buscaba que sus integrantes se formaran en pedagogía.


Con el mismo espíritu independiente, Donvi y Esther fundaron también el sello Ciclo 3. Muchos de los que fueron influidos por su rica visión de la música pasaron durante el fin de semana a despedirlo por su casona de la calle Estados Unidos, en San Telmo.
Fue pedagogo y guía de músicos y, junto con su mujer, Esther Soto, uno de los fundadores de MIA, la agrupación que, en los '70, abrió el camino de la autogestión.

                                     Imagen tomada después de la cena


Los Vitale en San Luis
LoS conoci en San Luis, en el Anfiteatro o Polideportivo de la UNSL, cuando compartía un show con Baglieto. Al finalizar, con el músico puntano Eddie Bustos y un colega, partimos a cenar a una parrilla que quedaba en Colón y Junin en el centro de San Luis. Antes, pasamos por el ex Cine Roma, entramos al recital de Alejandro Lerner que estaba finalizando y todos juntos caminando por las calles puntanas, con el saludo de la gente, compartimos una noche inolvidable, llena de testimonios, recuerdos y el entonces loco proyecto de Juan Carlos, de hacer un espectáculo en el que toda la gente tuviera linternas laser y crear un efecto lumínico inédito. Los padres de Lito, estaban siempre acompañándolo, en este y otros recitales y vendían sus trabajos musicales, con el mínimo despliegue. Recuerdo a la pareja, sencilla, con un toque bohemio y muy amable.

Después, Lito fue gerenciador del sello Calle Angosta de Villa Mercedes, realizando buenas producciones en su breve paso por los estudios de grabación sanluiseños. A este ‘amigo del alma’ que recuerdo con admiración y que con Baglietto colmaron de aplausos cada rincón en aquel recital maravilloso, tal vez hoy le sean representativas las estrofas que dicen: ‘un padre que da consejos, más que padre, es un amigo’. Esa sensación me deja el recuerdo de aquellos días.


Como corolario a esta nota, comparto con ustedes una extraordinaria poesía del rosarino JORGE FANDERNOLE, en la voz de Juan Carlos Baglietto y los arreglos musicales de Lito Vitale, incluído en el álbum "QUE MAS SE PUEDE HACER EN ESTA TIERRA INCENDIADA SINO CANTAR", ahora reeditada en el DVD "MAS DE LO MISMO".

Solo como al aclarar está el lucero,
como el ojo pálido del cielo
va girando en la órbita lunar.
Solo como el primer hombre de la tierra,
como el último lobo de Inglaterra,
como el viejo más viejo del lugar.
Solo como uno va hilando sus ensueños,
como el monstruo que sobrevivió un milenio
y se esconde en una gruta bajo el mar.
Solo como el que tiene la virtud del mago,
como el que conduce un pueblo hacia el estrago
mientras imagina la felicidad.
Solo como el esclavo solo bajo el yugo,
como la conciencia del verdugo
o el único beso del traidor.
Solo como un grandioso golpe de la suerte,
como cada uno frente a su propia muerte,
solo como un ángel exterminador.
Solo como un dios que niegan sus criaturas,
como el que dio color a su locura
y pintó los cuervos y el trigal.
Solo como está en su mundo cada muerto,
como la voz que calla en el desierto,
como el que dice siempre la verdad.
Solo como el que puede ver todo más claro,
solo como la atenta luz de un faro
o el último minuto del alcohol.
Solo como este mismo instante que se pierde,
como el único que ha visto el rayo verde
cuando se cayó el último sol.
Solo como el que desentraña algún presagio,
como el único vivo del naufragio,
como todo el que pierde la razón.
Solo como el que se extravió sin darse cuenta,
como un ave ciega en la tormenta,
así estoy en le mundo sin tu amor.
Solo como si fuese un animal eterno
clavado en la puerta del infierno,
así estoy en el mundo sin tu amor.
Letra de la canción SOLO: Jorge Fandermole
http://www.jorgefandermole.com.ar
 

jueves, 25 de octubre de 2012

ANIVERSARIO DE LA PARTIDA DE ALFONSINA STORNI




 Por la blanda arena
que lame el mar
su pequeña huella
no vuelve más
un sendero solo
de pena y silencio llegó
hasta el agua profunda
un sendero solo
de penas mudas llegó
hasta la espuma.
Sabe dios qué angustia
te acompañó
qué dolores viejos
calló tu voz
para recostarte
arrullada en el canto
de las caracolas marinas
la canción que canta
en el fondo oscuro del mar
la caracola.
Te vas Alfonsina
con tu soledad
¿qué poemas nuevos
fuiste a buscar?
Una voz antigua
de viento y de sal
te requiebra el alma
y la está llevando
y te vas hacia allá
como en sueños dormida,
Alfonsina vestida de mar.
Cinco sirenitas
te llevarán
por caminos de algas
y de coral
y fosforescentes
caballos marinos harán
una ronda a tu lado
y los habitantes
del agua van a jugar
pronto a tu lado.
Bájame la lámpara
un poco más
déjame que duerma
nodriza, en paz
y si llama él
no le digas nunca que estoy
di que me he ido.
Te vas Alfonsina
con tu soledad
¿qué poemas nuevos
fuiste a buscar?
una voz antigua
de viento y de sal
te requiebra el alma
y la está llevando
y te vas hacia allá
como en sueños dormida,
Alfonsina vestida de mar.

 
Alfonsina y el mar es una zamba compuesta por los argentinos Ariel Ramírez y Félix Luna, publicada por primera vez en el disco de Mercedes Sosa Mujeres argentinas, de 1969. La canción es un homenaje a la poetisa de la misma nacionalidad ALFONSINA STORNI, que se suicidó el 25 de octubre de 1938 en Mar del Plata
 
SAN LUIS, 25 de ocrtubre de 2012. 9:15 pm

miércoles, 10 de octubre de 2012

Se va con algo mío


 

Se va con algo mío la tarde que se aleja…
mi dolor de vivir es un dolor de amar,
y al son de la garúa, en la antigua calleja,
me invade un infinito deseo de llorar.

Que son cosas de niño me dices… ¡Quién me diera,
tener una perenne inconciencia infantil,
ser del reino del día y de la primavera,
del ruiseñor que canta y del alba de abril!

¡Ah, ser pueril, ser puro, ser canoro, ser suave
trino, perfume o canto, crepúsculo o aurora;
como la flor que aroma la vida… y no lo sabe,
como el astro que alumbra las noches… y lo ignora!

 
POEMA:  Medardo Ángel Silva
Poeta de Ecuador (1898-1919)
IMAGEN: rosarum.wordpress
Miércoles 10.10.12...5.30 am

miércoles, 3 de octubre de 2012

Amar San Luis


 

Amo el agreste paisaje de las sierras

Las cortaderas mojándose en el lago

El sauce que se mira en el agua

Y las aves que regresan a sus nidos.

 

Amo el intenso aroma a peperina

Y el reflejo del sol en cada siesta

Las voces que llegan duplicadas

Y ese crujir de mis pasos en las piedras.

 

Amo el vuelo rasante de las tardes

Y los carros transitando los senderos

La mirada apacible de los niños

Que solo saben de la paz del campo.

 

Amo a mi tierra tan noble y pequeña

Que se abre paso al progreso

El corazón de la gente tan sensible

Que parece extraído de algún cuento.

 

Amo el brillo de nuestra vía láctea

Puro en su aire y sus constelaciones

Los sembradíos de trigo y girasoles

Y los cabritos trepando las laderas.

 

Siempre lo supe, no es cosa de este instante

San Luis es bella, colorida y generosa

Por eso la amo, como a su gente simple

Y es motivo de mi felicidad constante.

 

Amo el poder que me trajo el desarraigo

Como un imán, volví a mi provincia,

Pinté muchos paisajes en mi vida

Pero mi tierra es, fue y será toda mi esencia.

 

Texto  Foto: María Evelia Pérez Nicotra (Jacarandá plaza Pringles)

7.17am del domingo 12.6.11- Subida el 3 de octubre de 2012-17.50 pm

De ‘ALGUNA VEZ LA VIDA’