Translate

lunes, 17 de enero de 2011

A mis dicotomías


En este pasaporte
hacia lo eterno
que nadie elude,
cumplí con legados
de mi sangre.
Fui de lo maternal
al hondo compromiso,
de escenarios y aplausos,
para encallar
en la vereda llena de guijarros.

Como un concreta historia
de Penélope herida,
tengo igual que en la fábula,
solo recuerdos y esperas.

Veo fotos antiguas,
de mis dos vertientes
y una raíz muy sólida
amalgamada.
Península Itálica
y la Argentina,
lo profundo del tiempo
que ya se ha ido,
empañando cristales
de mi cansada vida.

Remolinos de amor
transitan por mis venas,
desde mi estatura
sensible de provincia.

Como una montaña
por el viento horadada,
me olvidé de vivir
y recién lo advierto.
Esta loca costumbre
de amar tiempo completo
me nivela al mundo
de lo irreal y absurdo.

Tengo en cautiverio
una profunda inercia,
junto al llamado urgente
de lejanas ternuras.

Trémulos son los gajos
de imposibles y esperas,
llantos suspendidos
y una paz que no llega.

Deseos de conquistar,
mundos lejanos,
que solo son anhelos
y los mitiga el viento

En la otra orilla,
mi rol, recién comienza
y no se cuando termina
este hondo sortilegio
de palabras y versos,
de aprendiz de poeta.

Más, cuando el bullicio
decide abandonarme,
sé que nada es igual,
como lo fue al comienzo.
Inevitablemente
habrá de transformarse,
en permanente olvido
mi verso adormecido

Si mi deseo no cumplo
de ir juntos los cuatro
desde la arena al mar,
cualquier día soleado,
solo quisiera, entonces
que mi alma navegara,
por esa casa blanca
que tantas veces soñara,
con médanos y playa,
la de celestes flores,
confundidas sus varas
con ese cielo mío.

Mientras tanto, pienso:
seguiré bocetando
líneas imperfectas,
con poemas sin rimas,
cultivando amistades
y algunos desvaríos,
como sentirme feliz
a pesar de lo que digo.


Poema: María Evelia Pérez Nicotra
Lunes 17.01.11.....3.30 am.
De: “Alguna vez, la vida”
Imagen: Archivo Google

3 comentarios:

  1. Magníficos versos para reflexionar, entre el deseo y la fugacidad de la cosas, la perviviencia del ser, la resta que va quedando de nosotros .
    Un abrazo desde España

    ResponderEliminar
  2. Hola....hermosos versos, sobre lo vivido, el paso del tiempo y lo inevitable del final.
    Temas que dieron mucho que escribir, desde siempre...y muy utilizados por los clásicos.
    Tal vez la especial y responsable sensibilidad de los poetas, nos hace ahondar más ellos.
    Un beso para tí.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios. Llegan en un momento muy especial, de esos en que los mimos, nos dan impulso para seguir.

    ResponderEliminar