Translate

jueves, 10 de noviembre de 2011

Atrapar los códigos de luz del alma


Así puede ser nuestro 11.11.11 de HOY. Este material, me lo envió el escritor Víctor Manuel Guzmán Villena de Quito, Ecuador, que nos acompaña en Abalorios Poéticos. Deseo compartirlo con ustedes en este blog y haciendo una excepción, tal vez para reflexionar luego. Dice así:

‘El próximo 11 de noviembre (POR HOY) según el calendario gregoriano que nos ha impuesto para medir nuestro tiempo lineal, es una imposición de la Iglesia Católica que se ha convertido en una referencia válida. Hay que reconocer que no es sino una convención, el resultado de numerosos acontecimientos imprevistos, incertidumbres y decisiones arbitrarias que han fraguado en el curso de los siglos, en un método no preciso de situar la existencia del hombre en un contexto temporal.

Aceptando este calendario que tienen muchos errores, llegaremos el viernes al 11 del 11 mes del 2011. Según dicen los profetas modernos, se producirá un evento sin precedentes en la historia de la Tierra. Por primera vez se activarán de manera definitiva los códigos de luz del alma. Los mismos que fueron desactivados hacen miles de años.

Toda esta leyenda ha sido muy usada para promover una cantidad de actos, unos apegados a buscar la paz espiritual, el cambio y muchas solo con miras mercantilistas, el objetivo es sacar dinero de una cantidad de incautos y nada más.
Ya que estamos en el 11 del 11 del 2011 esta fecha que nos sirva para recordarnos y reflexionar sobre quiénes somos y para qué hemos venido, así como las capacidades que nos son inherentes.

Cada uno de nosotros debe prepararse previamente para ese momento con estas recomendaciones:

1. Buscar la paz interior. Un momento de silencio al día para escuchar la voz del corazón.

2. Recibir conscientemente la luz del sol, con la intención de absorber su poder sanador y elevador de frecuencias.

3. Mantener el rumbo en la dirección indicada por la voz del corazón. Aquello que somos se manifiesta en estos días más que nunca. Caen las vendas que nos cegaban, se derrumban barreras que nos limitaban. Por fin, muchos de nosotros nos animamos a emprender aquello que vinimos a realizar aquí, en esta dimensión.

4. Practicar el desapego de viejos patrones limitantes. Abandonar los pensamientos, costumbres y reacciones que alimentan aún la antigua energía, procurando transformarlos en luz por medio del amor.

5. Fomentar el Amor en todas nuestras relaciones, las que más amamos y las que nos conectan con el miedo. Estas últimas son las que más nos elevarán si somos capaces de bañarlas de amor y aceptación.

6. Recibir la energía de la Fuente en meditación. Su influencia en nuestros cuerpos sutiles es inmensa. Posee un gran poder transmutador que nos libera y nos conecta.

7. Sentirnos Uno. Practicar en nuestras visualizaciones la Unión con todo lo que es y con todo lo que existe.

Cuando llegue el momento recibiremos en nuestro interior una gran luz. Esa luz trae los códigos de activación que necesitamos para recordar quienes somos y para que estamos ahora aquí en esta vida terrenal. Son códigos de una vibración muy alta. Cuanto más elevada sea la propia vibración durante ese día más armónica resultará la entrada de la luz y su anclaje en cada uno de nosotros.

Este día debemos dedicarlo especialmente al cuidado de la propia energía, al equilibrio interior, a mantener la vibración bien alta. Hay que evitar especialmente todo lo que nos desconecte de nuestra esencia. Deberemos alimentarnos con moderación, procurando no ingerir alimentos de baja vibración, como la carne o los vegetales transgénicos, y realizar ejercicios físicos que nos ayude a activar el flujo sanguíneo, ya que los códigos de luz serán transportados a través de la sangre, desde el corazón al resto de nuestro organismo.

A partir del 12 de noviembre muchas personas sentirán el profundo deseo de dar un giro completo a sus vidas, otros emprenderán su camino con fuerzas renovadas y otros sentirán una gran confusión interna. Los efectos variarán en función del grado de evolución de cada uno y de las resistencias que esté oponiendo al proceso de cambio que todos estamos experimentando.

El objetivo de esta activación es acabar con las limitaciones que, desde el interior de nosotros mismos, nos están impidiendo evolucionar o despertar. No se trata de una injerencia en el libre albedrío de los seres humanos. Se trata de eliminar una limitación que nos fue impuesta hace miles de años, cuando algunos seres confusos decidieron interferir en nuestro proceso evolutivo.

Detenernos a explicar el cómo y el porqué de aquel suceso sería adentrarnos en la vieja energía de separación y lucha, de la que ya nos estamos alejando. Ya no importa cómo, cuándo, dónde, quién o para qué. Dentro de poco estará resuelto.

Así que aprovechemos el 11 del 11 del 11 para producir grandes cambios para construir nuestro templo Interno con belleza y vigor y así veremos dentro de nosotros como se produce grandes acontecimientos, libres de temores e inquietudes, porque llega el reino de la Luz a la Tierra, y eso se merece una gran fiesta.

Si no puedes hacerlo el 11 del 11 del 2011 puedes hacerlo cualquier día, eso no altera nuestra voluntad de encontrar la lámpara que está escondida en el centro de nuestro ser y que está esperando para que ilumines a la humanidad.

Foto: web

No hay comentarios:

Publicar un comentario